Escrito por Anónimo

Hecho real
10 ene. 2021


En Junio del 2016 me dejó la mujer con la que tengo lo mejor de mi vida: un hijo. Desde entonces todas las chicas en las que me he fijado me han rechazado. A ver, entiendo que no soy un pibón de chico, pero tampoco creo que sea una personas que digas: "¡Joder, qué feo es! Mejor aparto la mirada". En este tiempo siempre he buscado lo mismo: una relación seria, estable. Solo que hace unos días fui sincero conmigo mismo. Quizá porque mi madre fue engañada en múltiples ocasiones por mi padre y porque sé que el amor es una cuestión química que dura poco, luego hay que convivir, y ahí es donde se ve si quieres a alguien, si estás no solo en los buenos momentos, sino también en los malos, en los más críticos. Nunca engañé a mi ex, pero reconozco que, pasados los años, sentía atracción por otras chicas. Es algo natural. Supongo que a las mujeres les pasa lo mismo. Así pues, y aunque sé que es un acto de confianza y amor puro el hecho de que una persona sea capaz de hacer, como hacen las parejas swinger, ser felices viendo a su pareja disfrutar en el terreno sexual con otras personas, yo de momento no me siento preparado para eso. Ahora bien, sí que prefiero que, si surge el amor con una mujer, ésta no tenga que cohibirse si desea acostarse con otro chico/a. Pero todo con respeto. Es decir, una cosa es la vida en pareja, que haya un respeto, cuando estés al lado de esa persona que quieres. Y luego, con el mismo respeto, si la persona desea salir y tener sus momentos de desfogarse con otros/as, si le hace feliz, bienvenido sea. Porque creo que hay una diferencia importante entre, con perdón, follar, y hacer el amor. Follar puedes follar con cualquiera que te guste, pero hacer el amor solo lo haces con la persona que quieres, que has decidido que esté en tu vida.